Project Description

Capítulo II

Cuerpo y poder

8 de junio 2021

Capítulo II

Cuerpo y poder

8 de junio 2021

Texto Curatorial

Los cuerpos de las mujeres siempre han desafiado y desequilibrado cualquier noción de una narrativa lineal, de un orden que busca la expresión constante de su posición de poder. En cambio, han revelado desplazamientos y disidencias históricas, económicas, políticas, culturales, filosóficas, científicas. Los cuerpos de las mujeres son una constelación sensible de subjetividades y de identidades en constante cambio que desafian a un status quo cuyo deseo es el monomito, la borradura de lo singular. Dado el flujo permanente en el que se encuentra, el cuerpo femenino y el cuerpo de la mujer resulta enigmático para quienes buscan el control. Los cuerpos de las mujeres siempre han sido espacios y tiempos para las disputas de otros. Asumidos en muchos casos como territorios por conquistar y explotar, han sido sitios de batalla permanentes. La asombrosa capacidad de creación del cuerpo de las mujeres ha causado siempre una tensión irresoluta en los hombres: fascinación y repudio a la vez. El hombre necesitó asegurarse hijos propios para garantizar el traspaso de sus bienes materiales, lo que lo llevo a controlar a la mujer como una propiedad privada. La violencia ejercida en estos intentos de demarcaciones no solamente físicas, también psicológicas y espirituales, es uno de los ejes que formulan la compleja red de narrativas que expresan la multiplicidad de las experiencias feministas y femeninas. En “Cuerpo y poder”, la cuerpa es vista como acontecimiento, es al mismo tiempo acción y afección, son cuerpas que sostienen y visibilizan las tensiones, heridas y fuerzas que las habitan. La cuerpa acá hace y padece; crea, destruye, causa; altera, influencia, vulnera. Como acción, es una cuerpa que cae en lo posible y no en lo dado; en lo que se constituye, en lo no confgurado, en lo que está siendo. Se nos aparece revelando un quién y no un qué. Estas escenas de apariciones, de emergencias de un ser, formulan relatos absolutamente memorables y apropiables por otras cuerpas. Estas escenas, estas piezas, son descargas que liberan a la cuerpa de afectos, fantasías y pulsiones no propias sino impuestas, depositadas ahí, no ayer sino siempre. Dada la no constitución de estas fantasías ajenas, la no realización del deseo de posesión debido a las expresiones de poder que la cuerpa desata, lo liberado son espectros. Es entonces que la producción simbólica, un complejo campo de articulaciones de experiencias de las mujeres y sus cuerpas, se amplifica. Esta expansión, entendida como una inteligencia despierta y no controlable- más si castigada en las hogueras y en el hogar, en el espacio público y en el privado- es una revolución de las conciencias que hoy tiene paralizado al otro. Todas las cuerpas vienen, ya vienen y no van a parar.

Descargar Texto Curatorial Completo

Texto Curatorial

Los cuerpos de las mujeres siempre han desafiado y desequilibrado cualquier noción de una narrativa lineal, de un orden que busca la expresión constante de su posición de poder. En cambio, han revelado desplazamientos y disidencias históricas, económicas, políticas, culturales, filosóficas, científicas. Los cuerpos de las mujeres son una constelación sensible de subjetividades y de identidades en constante cambio que desafian a un status quo cuyo deseo es el monomito, la borradura de lo singular. Dado el flujo permanente en el que se encuentra, el cuerpo femenino y el cuerpo de la mujer resulta enigmático para quienes buscan el control. Los cuerpos de las mujeres siempre han sido espacios y tiempos para las disputas de otros. Asumidos en muchos casos como territorios por conquistar y explotar, han sido sitios de batalla permanentes. La asombrosa capacidad de creación del cuerpo de las mujeres ha causado siempre una tensión irresoluta en los hombres: fascinación y repudio a la vez. El hombre necesitó asegurarse hijos propios para garantizar el traspaso de sus bienes materiales, lo que lo llevo a controlar a la mujer como una propiedad privada. La violencia ejercida en estos intentos de demarcaciones no solamente físicas, también psicológicas y espirituales, es uno de los ejes que formulan la compleja red de narrativas que expresan la multiplicidad de las experiencias feministas y femeninas. En “Cuerpo y poder”, la cuerpa es vista como acontecimiento, es al mismo tiempo acción y afección, son cuerpas que sostienen y visibilizan las tensiones, heridas y fuerzas que las habitan. La cuerpa acá hace y padece; crea, destruye, causa; altera, influencia, vulnera. Como acción, es una cuerpa que cae en lo posible y no en lo dado; en lo que se constituye, en lo no confgurado, en lo que está siendo. Se nos aparece revelando un quién y no un qué. Estas escenas de apariciones, de emergencias de un ser, formulan relatos absolutamente memorables y apropiables por otras cuerpas. Estas escenas, estas piezas, son descargas que liberan a la cuerpa de afectos, fantasías y pulsiones no propias sino impuestas, depositadas ahí, no ayer sino siempre. Dada la no constitución de estas fantasías ajenas, la no realización del deseo de posesión debido a las expresiones de poder que la cuerpa desata, lo liberado son espectros. Es entonces que la producción simbólica, un complejo campo de articulaciones de experiencias de las mujeres y sus cuerpas, se amplifica. Esta expansión, entendida como una inteligencia despierta y no controlable- más si castigada en las hogueras y en el hogar, en el espacio público y en el privado- es una revolución de las conciencias que hoy tiene paralizado al otro. Todas las cuerpas vienen, ya vienen y no van a parar.

Descargar Texto Curatorial Completo

Kristin Reger

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

IUDIUDIUD, 2021

Cerámica esmaltada. Dimensiones variables. Pieza comisionada para Aquelarre.

María Sosa

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

Xipe 1: Para sanar el dolor provocado por el mundo occidental, 2020-2021

Tela de algodón con aplicaciones en cuero, papel, maíz, tepalcates, cerámica. 140 x 100 cm aproximadamente. Pieza comisionada para Aquelarre.

Xipe 2: Para sanar lo descarnado, 2020

Tela con aplicaciones en cuero. 140 x 100 cm aproximadamente. Pieza comisionada para Aquelarre.

Carmina Escobar con Wesam Nassar

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

La garganta de la serpiente, 2021

Performance para cámara. Duración 11’22”. Pieza comisionada para Aquelarre.

Fritzia Irízar

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

Cuatro espejos (Chikxulub), 2020

Video monocanal. Duración 5’33”. Pieza comisionada para Aquelarre.

Lucía Pizzani

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

Las Cáscaras, 2017

Performance y video. Duración 3’44”.

Naomi Rincón Gallardo*

Semblanza de la artista
Análisis de la obra
Sangre pesada, 2018

Video HD. Duración 18’45”.

*Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte 2019-2022 del Fondo Nacional para La Cultura y las Artes

Magali Lara

Semblanza de la artista
Análisis de la obra
Lealtad, 1981

Libro de artista. 18.2 x 17 x 1.1cm.

Texto: Carmen Boullosa (1979). Lo demás: Magali Lara (1980). Poemas del 1 al 38. Impreso por Carmen Boullosa y Gilberto Gutiérrez. En el taller de Martín Pescador (1981). Libro empastado.

Julia Antivilo

Semblanza de la artista
Análisis de la obra

Maldigo, 2020

Performance. Pieza comisionada para Aquelarre. Registro de performance en video.

Entrevistas

Kristin Reger

María Sosa

Carmina Escobar

Lucía Pizzani

Magali Lara

Julia Antivilo


Fritzia Irizar

Naomi Rincón Gallardo